Receta del Roscón de Reyes casero. ¿Te animas a probarlo?

Receta del Roscón de Reyes casero. ¿Te animas a probarlo?

¿Alguna vez has hecho un roscón de Reyes casero? Este año, en el que todos nos hemos convertido un poquito en reposteros, os animamos a que hagáis vuestro propio roscón. No es la receta más fácil del mundo porque requiere de tiempos de preparado, pero con la ayuda de los más peques seguro que pasáis un rato inolvidable, haciéndolo y después comiéndolo.

Puedes encontrar todos los ingredientes para hacerlo en el Alcampo de nuestro centro comercial. ¿Os animáis? Eso sí, luego queremos saber qué tal os ha quedado.

¡Empezamos con los ingredientes!

Masa:

650 g de harina de fuerza

250 ml de leche tibia

25-30 g de levadura fresca

120 g de azúcar

120 g de mantequilla derretida

2 huevos y 1 yema

10 g de sal

2 y 1/2 cucharadas de agua de azahar

Piel rallada de 1 limón grande y 1 naranja

Para decorar:

Frutas escarchadas al gusto

Azúcar humedecido

Almendras en láminas

1 huevo batido

Una naranja o mandarina confitada

Masa Roscón de Reyes

Sigue estos pasos para hacer la masa…

1. De los 250 ml de leche tibia, mezclamos unos 100 ml con 2 ó 3 cucharadas de la harina de fuerza y añadimos los 25-30 gr de levadura fresca. La desmenuzamos y la mezclamos. Ahora hay que tapar la masa y dejarla que fermente alrededor de 20 minutos. Yo lo suelo poner la mezcla en una mesa cerca del radiador y tapado con un paño.

2. Una vez la masa de arranque ha fermentado, echamos en un bol grande la harina que nos queda y vamos añadiendo el resto de ingredientes: azúcar, ralladura de limón y naranja, una pizca de sal, leche, 2 huevos, azúcar, la masa madre que teníamos fermentando, el agua de azahar y por último la mantequilla derretida. Removemos hasta que los ingredientes se unan quedando una masa homogénea.

3. Enharinamos una superficie lisa, y amasamos durante unos minutos hasta que quede elástica y no se pegue a la encimera. Hacemos una bola o dos (dependiendo del tamaño del roscón que quieras) y la guardamos en un recipiente hermético o tapada con un paño húmedo durante un par de horas.

4. Cuando la masa haya crecido aproximadamente el doble, la sacamos del recipiente y en una superficie enharinada la amasamos de nuevo y le damos forma. El agujero del centro hay que hacerlo grande porque luego se achica y de nuevo, lo dejamos reposar en un lugar calentito.

¡A decorar!

Mientras decoramos el roscón encendemos el horno a 180ºC para precalentarlo y ponemos el roscón en una bandeja con papel de hornear. Lo pintamos con huevo y lo decoramos al gusto con fruta escarchada, naranjas confitadas, almendras laminadas, azúcar humedecido… Si queremos añadirle alguna sorpresa es el momento de esconderla en la masa.

Una vez lo tenemos decorado, los metemos en el horno a 200°C durante unos 15-20 minutos (dependiendo del tamaño del roscón), o hasta que la superficie esté dorada.

Solo nos queda dejarlo enfriar un poquito y si nos gusta, cortarlo por la mitad y rellenarlo de nata, crema o trufa. ¡Y ya está! Ahora a probar vuestro roscón y contarnos qué tal está.

, ,

Comentarios bloqueados.